De eso no se habla

El seleccionado alemán se abstuvo de hacer comentarios respecto de posibles fallos arbitrales en su contra en el partido ante Corea. Cree que el ambiente del público lo beneficiará
(0)
23 de junio de 2002  • 10:54

SEOGWIPO, Corea del Sur (EFE).– Todos en el seleccionado alemán son conscientes de que Corea del Sur, el adversario de pasado mañana por las semifinales, se vio abiertamente favorecido por los árbitrajes en el transcurso del Mundial. Por si hacía falta, lo recordó el goleador Miroslav Klose: “Por supuesto que los coreanos tuvieron suerte. Se beneficiaron con los goles que les anularon a sus rivales”.

Sin embargo, nadie en el conjunto de Rudi Völler, por lo menos públicamente, manifestó temores respecto de la posibilidad de que el escándalo arbitral se repita y que sean perjudicados por nuevos fallos en favor de los coreanos.

Al contrario: el arquero Oliver Kahn y el segundo entrenador, Michael Skibbe, están convencidos de que habrá un “arbitraje justo”. Está claro que... de eso no se habla.

“El árbitro será imparcial y dirigirá en forma correcta. Estoy seguro de que tendrá la suficiente habilidad para dirigir la semifinal sin problemas”, dijo Skibbe.

Kahn, en cualquier caso, advirtió a sus compañeros que deberán tener la cabeza fría para no dar argumentos al árbitro. “El trío arbitral tiene su propia responsabilidad; la nuestra es salir al campo, crear ocasiones de gol y ganar”, indicó.

En reemplazo de la cuestión de los árbitros, el tema de conversación en el búnker alemán pasó por el efecto que tendrá el público coreano sobre el match que se jugará en Seúl. “El estadio estará repleto y habrá un gran ambiente”, apuntó el defensor Christoph Metzelder, que agregó: “Nos ayudará también porque nos motivará”.

Klose apuntó: “El mejor aliado de Corea son sus hinchas. Parecen un enjambre detrás tuyo. No se los puede subestimar. Igual, el hecho de jugar ante 70.000 hinchas será estimulante”. El artillero, que comparte la punta de la tabla de goleadores con cinco tantos junto con Rivaldo y Ronaldo, finalizó: “Demostraron con creces que son un tremendo equipo y sacaron provecho de jugar en casa. Atraviesan por un momento de gran euforia”.

Christian Ziege también cree que el escenario teñido de rojo les jugará en favor: “Me gusta enfrentar este tipo de situación. No hay nada mejor que salir triunfador de un estadio en contra”.

Además de apuntar como principales virtudes de la selección coreana su movilidad y su confianza, Skibbe destacó el apoyo que recibe el equipo desde las tribunas. “Los hinchas coreanos transmiten una gran fuerza y ellos juegan de forma apasionada, llenos de vitalidad y con un insaciable deseo de ganar”, señaló. Por su parte, Michael Ballack subrayó: “A veces es lo mejor. Se rinde más con el estadio en contra”.

Según Rudi Völler, el director técnico, su selección deberá aprovechar el ambiente que se creará en el estadio de Seúl. “Podemos ganar a cualquier equipo, incluido el coreano. Los jugadores están sorprendentemente bien y pueden alcanzar sin problemas la prórroga si es necesario”.

El choque entre Alemania y Corea del Sur se repetirá tras el duelo del Mundial de EE.UU. ‘94, por la primera rueda, en la que los alemanes se impusieron por 3 a 2 en medio de un calor infernal, en Dallas.

Hamann es el único lesionado

SEOGWIPO, Corea del Sur (EFE).– El volante alemán Dietmar Hamann puede perderse la semifinal de pasado mañana ante Corea debido a una lesión de ligamentos en la rodilla derecha, según el segundo entrenador, Michael Skibbe.

Hamann se lesionó en el partido por los cuartos de final ante los Estados Unidos y no volvió a entrenarse desde entonces.

“Nuestros médicos están trabajando febrilmente para recuperar su rodilla y ha mejorado algo, pero es demasiado pronto para saber si podrá estar ante los coreanos”, declaró el ayudante del seleccionador Rudi Völler.

Hamann, de 28 años e internacional en 44 oportunidades, padece una distensión del ligamento interior de la rodilla derecha, lo cual no le impidió terminar el partido ante los norteamericanos, en Ulsan.

Entre los demás jugadores hay algunas pequeñas lesiones, pero nada que pueda impedirles actuar frente a los coreanos.

El seleccionado de Alemania formaría con: Kahn, Linke, Kehl y Metzelder; Frings, Schneider, Hamann o Jeremies y Ziege; Ballack; Neuville y Klose.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?