De la sinceridad de Mostaza Merlo al "silenzio stampa" de Ramón Díaz