Falta un día para Real Madrid-Barcelona. De Messi se habla tanto o más que del derby