De mirar el piso a terminar en el cielo: Messi siempre marca el pulso de Barcelona