Defensa y Justicia-Gimnasia, Copa de la Superliga: el Lobo se impuso en un choque de estilos

Argentina Copa de la Superliga Ronda de 16
  • 0
Defensa y Justicia

Defensa y Justicia

  • 2
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • Jan Carlos Hurtado /
  • Maximiliano Comba
Christian Leblebidjian
(0)
5 de mayo de 2019  • 17:00

La Copa de la Superliga entregó una sorpresa: Gimnasia, que terminó 18° en la Superliga y peleará por evitar el descenso en el próximo campeonato, eliminó al subcampeón Defensa y Justicia merecidamente y con un global de 3-0, tomando como referencia los resultados en La Plata (1-0) y el de ayer en Florencio Varela (2-0).

Lo más novedoso de los enfrentamientos fue el choque de estilos. Por el gen de los entrenadores y también las actualidades de los equipos, el favorito era Defensa, pero el Lobo, con un planteo ordenado y veloz para salir rápido de contraataque, terminó doblegando la voluntad superofensiva del local.

Los esquemas del final terminaron potenciando las identidades de unos y otros. Mientras los dirigidos por Beccacece (obligados además por el contexto de tener que marcar tres goles) atacaban con un esquema 3-4-3 y con los centrales Lisandro Martínez y Barboza parados en campo rival, los jugadores de Ortíz resistían cerca de su área y con un esquema 5-4-1 (el anteúltimo cambio fue el ingreso de un central -Guanini- por el Tanque Silva). Sobre el final, además, casi que terminó sin delanteros el Lobo, por el ingreso de Brian Mansilla por Hurtado, la figura. Si bien el exRacing jugó en las inferiores como centrodelantero, no suele tener la presencia ofensiva como Silva o Hurtado. Es de otras características, casi otra señal en el choque de estilos.

Lo mejor del encuentro

A no confundir: Gimnasia terminó ganando muy bien el partido porque le dio prioridad a defender la ventaja conseguida como local (1-0), pero también buscó contraatacar vía pelotazos para Hurtado. Y así generó peligro, haciendo lucir al arquero Unsain. Mientras los centrales Martínez y Barboza llegaban hasta 3/4 de campo rival, Santiago Silva se plantó casi como triple 5 cuando su equipo perdía la pelota. Otro ítem a favor del Lobo: no abusó de las infracciones, marcó sólidamente en bloque, apenas cometió 8 (el promedio normal en el fútbol argentino son de 15 faltas por equipo por partido) y apenas sufrió un amonestado: Mansilla.

Con una posesión del 26,4%, Gimnasia (según datos de Opta) generó 7 situaciones de gol, una más que su rival, que estuvo lejos del nivel que supo mostrar en la Superliga. "Nos vamos muy enojados. Hay que analizar por qué perdimos. No fuimos el equipo que veníamos siendo y no generamos las situaciones habituales", comentó Unsain en declaraciones a Fox Sports y, en un buen gesto, agregó: "Felicito a Gimnasia, ganaron bien".

En el vestuario ganador, Hurtado y Silva explicaron el plan de Ortíz: "Supimos manejar la ventaja con inteligencia y paciencia", dijo el venezolano. Gimnasia apenas había hecho seis goles como visitante en 12 partidos de la Superliga; ante Defensa hizo dos. Silva agregó: "Nos sienta bien el planteo de esperar al rival. Estudiamos a Defensa y sabíamos que, de contraataque, los podíamos complicar, también de pelota parada (dos de los tres goles de la serie fueron de córner). Se va conociendo la idea de Ortíz. Esperar y salir de contra. Hay veces que resulta y hay veces que no". No hay que perder de vista esa última frase. No hay planteos infalibles.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.