Dejó el fútbol, pelea por la vida y con el pulgar izquierdo escribe un libro en el que cuenta todo