Del sueño original al cierre con violencia

(0)
14 de diciembre de 2009  

ROSARIO.- Por un lado hubo una fiesta grande más allá de la decepción. El pueblo leproso saludó a sus jugadores, bañándolos con cánticos y aplausos. Por el otro, luego del partido, los revoltosos de siempre se enfrentaron con la policía y se vivieron momentos de violencia y tensión.

El final del partido fue a todo grito. "Es el glorioso Newell´s" o "Es un sentimiento, no puedo parar" , fueron los coros de los hinchas, de viva voz. Después un aplauso cerrado y conmovedor, cuando el título había quedado en las manos de Banfield.

Como sucedió el domingo pasado, la violencia volvió a decir presente en la salida del estadio de Newell´s. Un fotógrafo, una simpatizante rojinegra y un policía fueron heridos en los incidentes entre hinchas de Newell´s y efectivos policiales ocurridos en las puertas de la tribuna popular local más cercana al hipódromo, a la finalización del partido que dejó a los locales sobre la vereda de la frustración.

El fotógrafo Francisco Guillén, del diario La Capital , recibió una pedrada en la cabeza, lanzada por un simpatizante rojinegro, y sufrió además irritación en los ojos por el gas pimienta arrojado por la policía, según contaron sus compañeros. Guillén fue internado en el sanatorio Mapaci, donde fue atendido y permanecía en observación.

Además, una joven simpatizante de Newell´s y un efectivo policial también resultaron heridos en los incidentes, que se produjeron cuando los hinchas locales debieron aguardar unos minutos hasta que salieran los visitantes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.