Desafío: la Argentina, ante el modelo que desea copiar