Desilusión: Gremio se quedó con el festejo en el Monumental

River perdió 2 a 1 en el primer partido por los octavos de final; estuvo en ventaja, pero careció de claridad y peso ofensivo
(0)
25 de abril de 2002  

La consigna tenía en la previa varios atractivos. Extender la marcha triunfal del Clausura en la Copa Libertadores; hacerse fuerte ante un rival brasileño de peso; marcar varios goles de diferencia para ir con aire a la revancha en Porto Alegre; desquitarse del equipo que le aguó el debut de Ramón Díaz en su regreso como DT millonario, ya que el 22 de julio último con derrota por 4 a 2 en el Monumental, por la Copa Mercosur...

Pero River recibió un cachetazo sobre el final . Porque en el último minuto se quedó con las manos vacías en un partido que comenzó ganando. Sí, los millonarios perdieron 2 a 1 en el Monumental e hipotecaron sus chances de cara a la revancha de la semana próxima. ¿El concepto? Más allá de mostrar voluntad para atacar siempre, no fue claro para crear peligro y, cuando lo hizo, falló en la definición.

La noche había arrancado mal. A los 12 minutos Ortega se fue lesionado; y en la acción siguiente Polga se perdió solo el gol de Gremio debajo del arco de Comizzo después de un anticipo de Luizao a Coudet.

Eso despertó a Coudet y también a Alejandro Domínguez, que empezaron a ganar terreno por el sector derecho. Intentaron con chispazos y contestaron con remates de D´Alessandro (el reemplazante del Burrito) y de Domínguez, que desvió muy bien el arquero Eduardo. Coudet, uno de los más movedizos, volvió a tener el gol tras una salida en falso del guardavallas, pero rechazó justo Claudiomiro.

En medio del vértigo, así como empujó para hacer la diferencia frente a una defensa que dio ventajas, River también sufrió atrás cada vez que Gremio movió rápido la pelota en ataque. Como a los 30 minutos: en un contragolpe, Roger le ganó la posición a Garcé y lo dejó solo a Luizao frente a Comizzo, pero su cabezazo se fue inexplicablemente al lado del palo izquierdo.

River se descontroló. Claudio Husain le dio una patada terrible a Tinga en la mitad de la cancha y no se justificaba otra medida que la expulsión, pero el árbitro sólo le mostró la tarjeta amarilla.

River tuvo problemas cuando Tinga, Gilberto y Zinho manejaron la pelota. Por ese motivo terminó sin peso arriba y con remates de media distancia sin dirección de D´ Alessandro y Ledesma.

En el comienzo de la segunda etapa River mostró decisión (no así claridad) para quebrar la resistencia de Gremio. Y lo consiguió al minuto con un zapatazo de Coudet , que se desvió en Emerson y se metió en el ángulo superior derecho de Eduardo. La jugada del gol, más allá de la asistencia de D´Alessandro (sufrió la marca de Anderson Lima), no fue limpia.

Gremio, con poco, logró el empate con un tiro al medio del arco de Tinga (uno de los mejores hombres visitantes) en su primera llegada luego de estar abajo en el marcador. El volante brasileño recibió demasiado solo, lejos de las marcas de Coudet, Zapata y Rojas y no perdonó.

Con la igualdad, subió el vértigo del partido y Ramón Díaz movió el tablero: ingresaron Cambiasso y Franco por Ledesma y Coudet. Eduardo evitó el segundo de River en un gran remate de zurda de D´Alessandro. Más tarde, fue otra vez Eduardo el que se lució ante un disparo de Zapata que buscaba el ángulo superior izquierdo.

El equipo brasileño cruzó pocas veces la mitad de la cancha, pero le alcanzó para complicarlo. River tuvo su chance con el Chori Domínguez, que sorprendió con un derechazo que le sacó astillas al travesaño. Pero no hubo caso. Quedaba un indicio más para confirmar que no era la noche de River. Gilberto , sobre el final, batió a Comizzo entrando por el medio del área. Ahora, más que nunca, todo dependerá de River.

Ortega, apenas doce minutos

Las lesiones de Ariel Ortega preocupan a Ramón Díaz. El volante, que arrastraba una molestia en el isquiotibial de la pierna derecha, sintió un pinchazo y tuvo que abandonar la cancha a los 12 minutos del primer tiempo y dejarle su lugar a Andrés D´ Alessandro.

El jujeño estuvo en duda hasta último momento, pero pese a sentir una molestia en la zona inflamada, igual quiso ser titular.

  • Gremio y River jugaron 13 veces, con 5 triunfos para los millonarios, 6 para los brasileños y 2 empates. Ambos señalaron 21 goles.
  • MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.