El escenario. Después del golpe, renovarse para una nueva ilusión