Días difíciles

El intento de soborno al árbitro Bongianino preocupa a los dirigentes de la AFA: temen que quede una mancha en el fútbol argentino
Carlos Beer
(0)
7 de mayo de 2003  

La AFA vive días difíciles. El intento de soborno al árbitro Luis Bongianino causó mucha preocupación en las altas esferas de la dirigencia del fútbol argentino. Un ejemplo muy claro: en el mediodía del sábado último, la terna arbitral que estaba por dirigir en Comodoro Rivadavia intentó comunicarse con pesos pesados de la AFA para ver los pasos a seguir. Pese a ser un día no laborable, hubo una rápida respuesta y en un breve lapso siete personas, entre ellos el gerente Hugo Cots y Luis Crisetti, presidente del Tribunal de Disciplina, hablaron con los referís para expresarles su apoyo y dejarlos en libertad de acción para que hicieran lo que considerasen correcto, pues querían suspender el partido por no estar en condiciones anímicas para arbitrar.

Cuando Bongianino regresó del Sur tras dirigir el triunfo de la CAI por 3 a 1 ante San Martín, de Mendoza, por la primera B Nacional, y realizar la denuncia, otra vez recibió varios llamados de popes de la AFA. Le recomendaron no hablar de la causa por el secreto de sumario. El referí, entonces, dijo lo poco que puede. "Sé que es un caso histórico porque nunca se descubrió un hecho de soborno así, con todas las pruebas. No tengo miedo", afirmó. Se siente respaldado y casi como un héroe, como se advirtió en su sonrisa cuando en el entrenamiento de ayer, en el predio de la Asociación Argentina de Arbitros en el Bajo Flores, 40 colegas de las categorías Nacional B y primera B le regalaron una fuerte ovación.

Hay una dualidad en la AFA por las derivaciones del caso Bongianino. Por un lado, la satisfacción del ejemplo que dio el referí, un hombre muy estimado por Julio Grondona, que en la última temporada ganó el premio Alumni como mejor árbitro de la B Nacional (en primera ganó Héctor Baldassi). Pero, a la vez, existe una gran preocupación por la mancha que esto deja en el fútbol argentino, acrecentada por el caso de Eduardo Soto, en Estudiantes, de Río Cuarto, 1 v. Alianza, de San Juan 0, por el torneo Argentino A, el 9 de febrero de etse año, quien hizo la denuncia policial cuando le dejaron un sobre con dinero en la recepción del hotel donde se hospedaba, y por la acusación de ayer de Guillermo Marconi (ver aparte). Por eso, la intención es seguir la causa hasta las últimas consecuencias. Ocurre que muchas veces se habló de soborno en nuestras canchas. La diferencia es que, ahora, pareciera que los casos saltan a la luz...

Por eso, también hubo contactos con el juez de la causa, José Rago, para brindarle todo el apoyo. Y en la AFA saben que para limpiar la imagen que este episodio negativo pueda dejar necesitan que la investigación de la Justicia llegue a buen puerto. El magistrado decidió ayer negarle la excarcelación al imputado Jorge Farías. Rago le explicó a LA NACION: "Quiero determinar nuevas medidas para conseguir más pruebas para establecer la responsabilidad de otras personas. Saber quiénes fueron los que le dieron la plata. Ya establecimos que este hombre fue a otro partido de la CAI, en Córdoba, el 20 de abril, ante Instituto. No sé por qué sigue al equipo, ni como vino la relación. Si es que hay otra entidad que quiere perjudicar a la CAI. La causa se caratuló como infracción al artículo 24 de la ley 20.655, y tengo diez días más de plazo para resolver su situación procesal".

Soborno es una palabra prohibida en el fútbol. Y en la AFA causa mucha preocupación.

Guillermo Marconi y una nueva denuncia

Al caso Bongianino ayer se sumó un nuevo episodio relacionado con sobornos en las canchas del fútbol argentino. Guillermo Marconi, titular del Sindicato de Arbitros de la República Argentina (SADRA), expresó: "El fin de semana pasado hubo un intento de soborno no aceptado a un referí de primera división". Marconi se excusó de dar nombres, y explicó: "Si el involucrado no lo hizo, yo tampoco tengo que hacerlo. Si me llama un fiscal, en ese ámbito, sí daría el nombre. Pero el hecho exisitó, seguro. En el fútbol hay nichos de corrupcion que hacen de esto una industria".

En la fecha últimas hubo ocho encuentros (se suspendieron los partidos de los equipos santafecinos) y los jueces fueron: Newell’s v. San Lorenzo, Madorrán; Huracán v. Rosario, Furchi; Arsenal v. Independiente, Brazenas; Estudiantes v. Talleres, Daniel Giménez; Racing v. Lanús, Pompei; Olimpo v. Gimnasia y Esgrima La Plata, Angel Sánchez; Vélez v. Boca, Baldassi, y River v. Nueva Chicago, Claudio Martín. En el otro gremio, la Asociación Argentina de Arbitros, se le restó trascendencia: "Cuando alguien tira supuestos hechos sin nombres, para mí carecen de fundamento", expresó Amilcar Sandanella, secretario de este gremio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.