Diego Abal, deprimido y a la espera de ser parado