D'Onofrio, contundente: "La final se va a jugar en la cancha de River y con público, me sorprendería otra cosa"

El presidente de River, Rodolfo D´Onofrio, en conferencia de prensa
El presidente de River, Rodolfo D´Onofrio, en conferencia de prensa Fuente: Telam
(0)
25 de noviembre de 2018  • 16:41

Recién unos minutos antes de las 16, Rodolfo D’Onofrio hizo una manifestación pública sobre la nueva postergación de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca. Ya habían hablado Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, y Daniel Angelici y Guillermo Barros Schelotto del lado de Boca. Por eso, la palabra del presidente de River retumbó fuerte en los pasillos del Monumental: "No me cabe la menor duda de que el partido se va a jugar en la cancha de River y con público", expresó con contundencia, rodeado de micrófonos.

La postura de D’Onofrio fue clara: a pesar de que dijo que no había escuchado a Angelici unos minutos antes, se diferenció de su par. "A River no llegó nada sobre el pedido de Boca. Ayer, delante de mí, el presidente de FIFA le dijo al de Boca que el partido se jugaba a las 19.15. Yo me acerqué a Angelici y le dije al oído que tenía mi solidaridad. Más tarde Domínguez me pidió opinión y le dije: ‘Ponete por un momento en el lugar de presidente de Olimpia y tuvieras que jugar una final contra Cerro Porteño en una situación similar, ¿qué harías si estuvieses en nuestra posición?’. Me dijo que él no querría jugar con ventaja, como tampoco queríamos hacerlo nosotros, y nos pidió que firmáramos juntos el pedido de postergación. Fue lo que hicimos. Cualquier cosa que agreguemos a esto sería una falta de palabra", siguió.

River no tiene idea del escrito de Boca, podremos opinar cuando nos den vista. El artículo que citan tiene 25 sanciones, qué se yo cuál hay que aplicar

Mientras D’Onofrio hablaba, los jugadores de River empezaban a abandonar el estadio, como dos horas antes lo habían hecho los hinchas que habían llegado al estadio a sus inmediaciones. En el plan del plantel, el paso siguiente es la semifinal de la Copa Argentina, el miércoles próximo ante Gimnasia de La Plata, en Mar del Plata. Aunque ahora, lo que más pesaba era la sensación de barbarie que gobernó estos dos días: "Tenemos que tener presente que es una pena lo que ha ocurrido. Tengo una sensación de dolor, como tienen los hinchas de River y Boca. Por 15 personas y algún error que debe haber habido en la seguridad se llegó a esto", interpretó.

Seguramente hablaré con Angelici. Me sorprendería que hubiera un cambio a lo que acordamos ayer

Sobre el minuto a minuto que se vivió hoy, hasta que se decidió la postergación, detalló: "A Angelici no lo escuché, sí a Domínguez. Hoy a las 12 dijo que el partido se jugaba, con lo cual nosotros teníamos que abrir las puertas. A las 14 intentó hablar conmigo y no pudimos y decidió postergar el partido, con lo que yo estaba totalmente de acuerdo. Nos comunicó que nos espera el martes a las 10 para definir qué día y a qué hora se juega en la cancha de River. Cualquier otra cosa que haya presentado Boca sería una sorpresa", cerró, antes de perderse tras una puerta del estadio. Su próxima aparición pública será en Asunción, cuando se reúnan las tres partes para resolver cómo sigue este asunto que desde hace rato dejó de ser una final deportiva.

.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.