Polémico. Ecuador alimenta su ilusión; Bolivia no encuentra soluciones