En Quito. Ecuador y Chile, dos que sueñan con llegar arriba