Eduardo Salvio llegó a Boca en silencio, pero ya le da soluciones a Alfaro

Eduardo Salvio le respondió de entrada al DT de Boca Gustavo Alfaro
Eduardo Salvio le respondió de entrada al DT de Boca Gustavo Alfaro Fuente: Archivo - Crédito: Prensa Boca
Franco Tossi
(0)
5 de agosto de 2019  • 23:59

Está claro que la contratación de Daniele de Rossi se llevó todos los flashes en Boca. La revolución que generó su histórica llegada aún sigue expandiéndose y se mantiene expectante y ansiosa del debut pensado para dentro de 12 días, cuando reciban a Aldosivi por la Superliga. Tanto que en medio de aquella locura hubo alguien que arribó a la Ribera, pero pasó más inadvertido: no hubo un grupo de hinchas esperando su aterrizaje en Ezeiza, no se habló demasiado de sus primeras prácticas, no se le realizó una presentación formal tan grande e individual ante la prensa ni tampoco abundaron los pedidos de selfies por la Bombonera o las calles de Buenos Aires. Y, por el esfuerzo económico que hizo el club para tenerlo en sus filas, también, quizás, ameritaba algo parecido. Pero, a veces, en el fútbol, el silencio vence al ruido. Y si bien esta historia recién da sus primeros pasos, eso es lo que está logrando Eduardo Salvio, el costoso refuerzo que empieza a darle soluciones importantes a Gustavo Alfaro.

Quizás, el propio italiano haya sido una ayuda para el Toto. Claramente, eso solo lo sabe el propio jugador, su mentalidad. Pero no deja de ser una posibilidad. ¿Por qué? Invertir cerca de 7 millones de euros por alguien, en Boca significa estar bajo la lupa y ser exigido permanentemente. Sobre todo con el cartel que Jorge Sampaoli le permitió colgarse hace un año: ser mundialista en Rusia 2018 con el seleccionado argentino. Todos indicios de que, evidentemente, su paso por Europa (nueve años entre Atlético Madrid, de España, y Benfica, de Portugal) lo potenció y transformó en un futbolista de jerarquía y calidad. Todo aquello es sinónimo de presión, de cumplir altas expectativas. Aspectos de los que hasta acá no se habló en referencia al futbolista nacido en Avellaneda hace 29 años.

Incluso, hasta su madre llamó más la atención y generó un mayor revuelo entre los fanáticos boquenses: Justina López, conocida como la Tota Salvio, se ganó el cariño de todo el ambiente azul y oro por su amor por Boca y por haberle insistido a su hijo (también hincha) para que le cumpliera el sueño de verlo con la camiseta que toda la familia ama. Cuestiones que no son decisivas en lo que produzca dentro de la cancha, pero que sí pueden estar influyendo a su favor: el centro de la escena nunca fue él.

Y aún no cumplió siquiera dos compromisos completos y ahora sí está dando que hablar por sus grandes apariciones. Al menos por lo que se vio en los pocos minutos que jugó, está a la altura y le saca sonrisas a muchos. "Estoy contento con mi adaptación, pero hay que ir día a día y partido a partido. Las cosas están saliendo bien, pero no hay que conformarse, hay que ir por más. El objetivo es hacer una buena temporada, no solo unos buenos primeros partidos", analizó el exLanús desde Paraná.

El domingo, en la ciudad entrerriana, jugó su primer encuentro como titular sobre el sector derecho de la línea de cuatro volantes: la posición que Alfaro le tiene reservada en su equipo ideal. Salvio vino a ser titular, pero definitivamente ya se ganó el puesto y empezó a justificar cada fajo de dólares puesto por él. Ante Patronato le alcanzaron solo cinco minutos para anotarse ante la red en el buen triunfo 2-0, en la Bombonera: fue punzante al espacio, controló el gran pase de Frank Fabra, definió fuerte sobre el arquero Ibáñez y empujó el rebote lanzándose de palomita.

Fue su segundo grito con la camiseta de Boca: cuatro días antes había cerrado como local la clasificación a los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Athletico Paranaense, con un zurdazo al primer palo sobre el final de un partido en el que ingresó en la segunda etapa. Algo similar estuvo cerca de protagonizar en su estreno oficial ante Huracán hace más de una semana. Aquella noche entró en el segundo tiempo y, a puro desbordes, le cedió rápido el gol a Carlos Tevez, que no pudo vencer la valla del Globo.

Eduardo Salvio hizo dos goles en 117 minutos con la camiseta de Boca
Eduardo Salvio hizo dos goles en 117 minutos con la camiseta de Boca Fuente: AFP

Todo eso lo demostró en tan solo 117 minutos de acción. Pero, claro, no solo hay que referirse a esas jugadas puntuales y exitosas. Porque otra de las cosas interesantes que le mostró a Alfaro y a los hinchas es su inteligencia táctica para moverse. Es un todoterreno sobre la franja derecha (en su carrera ha jugado de extremo, volante, carrilero y lateral), pero también tiene la sabiduría para cerrarse y asociarse: así no solo le crea una opción adicional de pase a los generadores de juego sino que le hace más amplio el espacio a la función ofensiva del lateral derecho. De hecho, esa especie de desorden intencional fue muy saludable para el estado futbolístico de Boca ante el Patrón: con poco trabajo juntos, armó una gran sociedad con Tevez, que hizo muy fluido al equipo durante un largo rato. La jerarquía de Salvio invita a ilusionarse.

"No tengo dudas de que nos dará las soluciones que buscamos. Porque no tengo que explicarle nada: pica al espacio cuando tiene que picar, tira la diagonal cuando tiene que tirarla. Tiene esa capacidad de resolución propia de su jerarquía", lo elogió el entrenador de Boca al describirlo tras su debut. Su aporte y mecánica no varía mucho con respecto a lo que le brindó Nahitan Nandez en la serie ante Paranaense, por más que tienen características distintas: con la aparición por derecha de ellos dos, Alfaro encontró en el amanecer de este semestre mucho de lo que pretende moldear para su Boca ideal. Y con el uruguayo lejos de la institución (fue transferido a Cagliari, de Italia), el dueño absoluto del puesto es el Toto. El que llegó en silencio, el que quiere hacer feliz a su mamá y el que desea triunfar con el club que ama. Pero, sobre todo, el que ya le saca sonrisas a Alfaro y los hinchas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.