El amor por mi club puede más

Bruno Zardi
(0)
8 de marzo de 2014  

Me gusta el fútbol y, por lo tanto, miro cualquier partido por TV, pero cuando juega Racing me gusta ir a la cancha. Desde que soy socio, me acostumbré a estar presente y para mí no tiene comparación con nada. Soy consciente de las dificultades que encierra hoy movilizarse y todo lo demás, pero es cuestión de ubicarse en otra tribuna (mi condición de socio me lo permite) si es que, por ejemplo, a uno le molesta estar cerca de la barra brava. Por lo demás, no noto grandes diferencias; quizá lo que más me condiciona son los días y los horarios que a veces se eligen para los partidos, que terminan muy tarde y uno vuelve a casa después de la medianoche. Igual, el amor por mi club puede más. Tendría que estar realmente muy cansado para no ir alguna vez a la cancha. Espero seguir viendo a Racing en todos los partidos que juegue de local. Incluso, hasta la prohibición del ingreso de los visitantes tiene una ventaja: ahora termina el partido y no hay que quedarse en la tribuna hasta que salga la otra hinchada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?