El año que el mundo habló en catalán

Barcelona consiguió seis títulos en este 2009: la Liga española, la Copa del Rey, la Supercopa española y europea, la Champions League y el Mundial de Clubes; "Hemos hecho el mejor año de la historia del club", dijo Guardiola
(0)
19 de diciembre de 2009  • 17:54

ABU DHABI (EFE).- Barcelona entró en la historia del fútbol mundial con letras de oro al cerrar el año 2009 con la campaña más exitosa jamás conseguida por un club, después de sumar su sexto título.

"Hemos hecho el mejor año de la historia del club", lo graficó nada menos que Josep Guardiola tras la consagración ante Estudiantes en la final del Mundial de Clubes.

Los baluartes. Messi, Xavi, Puyol, Valdés e Iniesta (que no pudo jugar hoy) han situado su fútbol y a Barcelona en el epicentro de interés mundial, junto al técnico, Pep Guardiola, un ganador nato desde que decidió sentarse en el banquillo azulgrana.

"Ha sido muy grande conseguir lo que hemos conseguido. Felicito a los jugadores, pero hoy les tengo que dar la gracias por estos siete meses. La gente se lo ha pasado muy bien", agregó el entrenador.

Lo que acaba de conseguir Barcelona es único en la historia, pues, además de la Liga española, la Copa del Rey, la Liga de Campeones, la Supercopa de España y la Supercopa de Europa, cierra 2009 con el título del Mundial de Clubes.

"Dentro de un tiempo nos daremos cuenta de lo ha pasado este año. Me satisface porque creo que la gente, la afición, se ha visto recompensada por todo. Y quiero también dar las gracia a todos los jugadores que hemos tenido: Silvio (Sylvinho), Samuel (Eto´o), Alex (Hleb) y Guddi (Gudjohnsen). Quiero darles las gracias a todos", añadió el DT.

Si insuperable se presenta la marca del Barça, aún más sorprendente es el registro que ha establecido el propio Guardiola, un trotamundos después de que abandonó Barcelona en 2001 (Brescia, AS Roma, Al-Ahli SC Doha y Dorados de Sinaloa mexicano) y que desde que decidió sentarse en el banquillo todo lo que toca lo convierte en oro.

Esta combinación se tradujo en un Barça que encandilaba con su fútbol tanto en España como en Europa, aunque en ninguno de los trofeos por los que combatió lo tuvo fácil. En la Liga, Real Madrid estuvo peleando hasta el último instante para arrebatarle la Liga y en la Champions League, Chelsea lo tenía todo hecho hasta que un gol de Iniesta en el tiempo de añadido dio la clasificación para la final de Roma.

A partir de entonces, fue un degoteo constante de trofeos: llegó primer la Copa del Rey, después la Liga y finalmente la Liga de Campeones, y durante el verano redondeó el verano con la Supercopa de España y la de Europa.

Sólo faltaba la frutilla del postre y esta la debió de ir a buscar a la ciudad de Abu Dhabi, donde derrotó en las semifinales al Atlante mexicano y a Estudiantes en la final.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.