De héroe a villano, en un segundo: el arquero fue a cabecear y le hicieron el gol