El austero Alavés, con Pellegrino como líder, sueña en grande

(0)
9 de febrero de 2017  

Pellegrino llevó al Alavés a la final de la Copa del Rey
Pellegrino llevó al Alavés a la final de la Copa del Rey

“¿Si no es un poco abrumador agarrar un equipo recién ascendido que trajo 17 refuerzos? Tomo los desafíos como oportunidades. En la dificultad está la oportunidad (...) Este es un lugar muy bueno para crecer como jugador y entrenador”. En noviembre pasado, Mauricio Pellegrino le contaba a la nacion lo entusiasmado que estaba incorporándose como entrenador de Alavés, el equipo en el que había terminado su carrera como futbolista. Tres meses más tarde, el modesto conjunto de la ciudad de Vitoria se clasificó por primera vez en sus 96 años de historia a la final de la Copa del Rey, tras derrotar por 1-0 (Edgar Méndez, a ocho minutos del final, fue el autor del gol) a Celta de Vigo, dirigido por otro argentino, Eduardo Berizzo, en el desquite disputado en el estadio Mendizorroza (en el choque de ida habían igualado 0-0). Como si el triunfo no tuviera suficiente impacto, el rival de Alavés en la definición del torneo será Barcelona, que ya había eliminado a Atlético de Madrid. La final será el 27 de mayo y, aunque no se definió la sede, los estadios de Real Madrid y Atlético de Madrid son las opciones más fuertes.

Alavés, desde que Longaniza Pellegrino asumió como técnico, se convirtió en un equipo muy ordenado y táctico, que le plantea partidos cerrados a todos los rivales. Le convierten pocos goles, pero también es verdad que anota pocos. No es un equipo vistoso; tampoco tiene con qué en un plantel bastante austero (recién en enero incorporó al paraguayo Oscar Romero, ex enganche de Racing). A Celta, que contó con una zaga central argentina, con Gustavo Cabral y Facundo Roncaglia, le propuso un encuentro muy apretado y con pierna fuerte. El equipo conducido por el Toto Berizzo no sabía como hacerle daño a la última línea de Alavés, todo hacía prever que se jugaría el tiempo adicional, pero casi sobre el final llegaron el gol y el desahogo.

La única final que Alavés disputó en su historia data de 2001, cuando cayó ante Liverpool en la Copa de la UEFA, la actual Europa League. “Uno de los objetivos que nos pusimos a principios de año fue soñar”, dijo Pellegrino, con la sobriedad habitual, pero emocionado. “La afición se lo merece. Nos han empujado hasta el final. Esto es suyo”, dijo tras el partido a la televisión local Manu García, capitán de Alavés. “La clave del partido ha sido la efectividad. Hemos hecho historia y en la final buscaremos la gloria”, agregó.

La final de la Copa del Rey será un duelo entre opuestos. El conjunto vitoriano accedió por primera vez a la definición, mientras que para Barcelona será su final N° 40. Claro que la gran diferencia en el terreno deportivo se acentúa en términos económicos. Alavés presentó en diciembre un presupuesto para la presente campaña de 49,3 millones de euros, una cifra importante para un equipo que la pasada temporada estaba jugando en segunda división. En la misma fecha, el club donde brilla Lionel Messi hizo público el suyo: asciendió a 695 millones, un 2% superior al de la pasada campaña y el más alto de toda su existencia... Lo bueno es que existen muchas historias en las que los pobres baten a los ricos. Allí estará el condimento.

Además, Alavés ya dio la mismísima sorpresa en el propio Camp Nou en septiembre pasado, cuando superó a Barcelona por 2-1, por la Liga de España. “Imposible no hay nada. El fútbol te permite soñar que puedes hacer cosas importantes”, había dicho Pellegrino, ex DT de Independiente y Estudiantes de La Plata, antes de aquella visita al gigante catalán. Ese día, al defensor del título le salió mal el cálculo de presentar una formación no habitual, producto de que varios jugadores arrastraban el desgaste de la fecha FIFA por las eliminatorias para Rusia 2018 y que en pocas horas debutaría ante Celtic por la Champions League.

Curiosamente, Barcelona fue el primer club de Pellegrino en su desembarco en Europa como futbolista. Se incorporó en 1998, cuando el holandés Louis van Gaal era el técnico. Al cabo de un año, se fue de Barcelona como campeón de la Liga y se sumó a Valencia, donde festejó la conquista de dos Ligas y fue dos veces subcampeón en la Champions League. Y en Alavés le puso punto final a su carrera.

El primer ensayo para la gran final de la Copa del Rey será pasado mañana. El conjunto azulgrana visitará el estadio Mendizorroza en partido correspondiente a la jornada 22a de la Liga. Será, probablemente, un partido diferente al que se jugará en mayo. Pero nadie le quita a Pellegrino y a Alavés la posibilidad de seguir soñando.

Dudas por Mascherano

Alarma por la lesión muscular del argentino

Javier Mascherano sufrió una lesión en el bíceps izquierdo que podría mantenerlo inactivo al menos dos semanas, por lo que se perderá el duelo del martes próximo entre Barcelona y París Saint-Germain por la Champions League. De no surgir contratiempos, va a estar a disposición del seleccionador argentino para los partidos ante Chile (23 de marzo) y Bolivia (27).

Simeone, pese a todo, busca el lado positivo

"Me fui con cosas positivas. Ojalá que esto sea un paso importante para lo que queda de Liga", dijo Diego Simeone, DT de Atlético de Madrid, tras la eliminación en la Copa del Rey ante Barcelona. Atlético dominó en largos tramos de la ida y la vuelta ante el club catalán, aunque la serie favoreció a éste último con un 3-2 global. Atlético marcha 4° en la clasificación de la Liga, a siete puntos de Real Madrid.

Marca.com y Reuters

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.