Chelsea pisó fuerte en Portugal y ya sueña con las semis