El brillo de Boca: Tevez es la carta ganadora del equipo de Bianchi

Hace tres meses, el delantero jugaba en la reserva y estaba fuera de la lista de la Copa Libertadores; hoy es un hombre fundamental en el esquema xeneize
Christian Leblebidjian
(0)
26 de mayo de 2003  

Lo que son las vueltas de la vida. De repente, surge un crack que pide a gritos el debut en primera; lo concreta, se destaca y es ovacionado por los hinchas; sin embargo, como suele marcarlo la lógica, sufre un bajón que lo instala por unos días, quizá semanas, en la indiferencia; hasta que toma el envión para el despegue definitivo y recupera el lugar de privilegio que en algún momento había perdido.

Ese fue el caso de Carlos Tevez, de 19 años. Surgió de los potreros de Fuerte Apache, le pusieron el ojo en las divisiones inferiores y Carlos Bianchi lo anotó en su libreta; no esperó muccho y debutó en la primera de Boca el 21 de octubre de 2001, en la derrota con Talleres, en Córdoba, por 1 a 0 por el Apertura. Con Oscar Tabárez se ganó la titularidad en el último Apertura, utilizó la camiseta número 10 y con goles y gambetas fue ovacionado por los hinchas xeneizes; no hubo términos medios: abrazados al exitismo, lo nombraban como el sucesor de Juan Román Riquelme.

Regresó Bianchi y el nuevo ídolo ya no tenía un lugar asegurado. ¿Por qué? Porque para el DT, Tevez es más delantero que enganche y Boca, en esa posición, contaba con Guillermo Barros Schelotto y Marcelo Delgado. "Primero hay que preguntarle a Tevez de qué quiere jugar, dónde se siente más cómodo", sostuvo el Virrey cuando asumió en enero último.

Que no haya estado en la lista de la Copa Libertadores generó algunas suspicacias, sumadas a los diez días de vacaciones que le dio el DT cuando volvió de Uruguay tras ser campeón sudamericano con el Sub 20 argentino. Se dijo que Bianchi no lo tenía en cuenta... que los dirigentes lo querían transferir...

Lo cierto es que Bianchi no lo incluyó en la Libertadores porque, antes de la postergación del Mundial Sub 20, contaría con él en un solo partido. También por otros dos motivos:

a) Hasta que se lesionó en el partido ante Gimnasia y Esgrima La Plata, el titular era Ezequiel González, que había alcanzado un muy buen rendimiento con la número 10 xeneize.

b) Bianchi no lo veía bien físicamente, con una sobrecarga de partidos importantes entre Boca y el seleccionado juvenil.

"Se dijeron muchas cosas, hasta que yo estaba distanciado con Bianchi, y eso no fue verdad", aclara hoy Tevez. El tiempo pasó y es nuevamente una de las máximas figuras de Boca en cuanto a rendimiento junto con el Mellizo Guillermo y Abbondanzieri.

Su punto máximo lo alcanzó contra Paysandú, en Brasil (4-2) y Cobreloa, en Chile (2-1), por la Libertadores; como si fuese poco, en el Clausura también es decisivo. Ante Chacarita, en Parque Patricios, no brilló; de todos modos, con un par de apariciones marcó la diferencia. Estaba en el banco de suplentes, con el partido 0 a 0; Bianchi lo mandó a la cancha por Moreno y Tevez le dio el pasaporte a la victoria con la jugada que terminó en el penal de Pena, que concretó Schiavi, y después hizo el segundo gol.

"Boca siempre tiene la obligación de salir campeón. Al equipo lo veo bien: es uno de los pocos que atacan con tres delanteros y una de las mayores virtudes es que jamás se desespera por más complicado que venga el partido. ¿Que con Cobreloa sólo me faltó el gol? Mientras gane Boca, que el gol lo haga cualquiera", opina Tevez.

Ya no usa la número 10 de Boca; en el Clausura lleva la N° 19 y en la Libertadores, la N° 11; su fútbol está intacto y vuelve a ser el dueño de los flashes. Y eso que hace sólo tres meses jugó en la reserva con Unión y no estaba en la lista de la Copa. Lo que son las vueltas de la vida...

Con la mente en Cobreloa

El próximo compromiso de Boca será pasado mañana ante Cobreloa, en la Bombonera, el desquite por los cuartos de final de la Copa Libertadores; en Calama ganaron los xeneizes por 2 a 1. El plantel tuvo ayer el día libre y hoy, a las 9, en el predio de Casa Amarilla, retomará el entrenamiento. El equipo formaría así: Abbondanzieri; Clemente Rodríguez, Schiavi, Burdisso y Crosa; Cagna, Cascini y Battaglia; Barros Schelotto, Tevez y Delgado.Hoy, de 12 a 18, en las boleterías de Casa Amarilla, se venderán las entradas para el choque ante Cobreloa. Las populares cuestan $ 10 y las plateas van de los $ 40 a los $ 80.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.