El caso Centurión: cómo fueron sus salidas en Boca, San Pablo y Genoa

En Racing, Centurión siguió el mismo patrón que en los otros clubes
En Racing, Centurión siguió el mismo patrón que en los otros clubes Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Ariel Ruya
(0)
28 de febrero de 2019  • 20:53

"Tuve una infancia difícil. Me crié en una villa, cerca de Avellaneda, y hoy por hoy no puedo volver al barrio", contó alguna vez. "A mi viejo lo perdí de muy chiquito. Trabajaba en una fábrica de pirotecnia ilegal, en negro. Hasta el día de hoy no se sabe cómo explotó. Eran siete empleados y murieron todos. Yo tenía cinco años. Si no lo veo por fotos, no lo recuerdo", advirtió en otro momento. "El cambio se dio cuando yo empecé a jugar al fútbol. Ahí, mi representante me dio un departamento y saqué a mi familia de la villa. Pero era lo mismo, seguía en la mía. Lo que me decían me entraba por un oído y me salía por el otro", abrió su corazón, tiempo después. Ricardo Centurión tuvo una infancia infeliz, en todos los aspectos. También se lo vinculó con algunas adicciones y hasta posó con armas en las redes sociales.

Su vida pareció dar un vuelco con el fútbol profesional. Sin embargo, es un espejismo: está por sellar su salida de Racing, su casa adoptiva. No frena sus despistes –dentro y fuera del campo de juego–, que lo convierten en una figura decorativa, a pesar de su clase y gambeta. Mientras se pelea con la Academia –ahora, a través de sus letrados–, se recuerdan sus salidas en falso de Boca, Genoa y San Pablo. Racing, solamente, es el último eslabón.

Hay cinco casos puntuales de sus despistes, con fecha y contexto. En realidad, hubo más...

1) El 4 de septiembre de 2016, a la salida de un boliche, embistió con su automóvil a tres vehículos y se dio a la fuga. 2) El 15 de febrero de 2017 aparecieron imágenes en el Hotel Costa Galana, de Mar del Plata, mientras discutía con algunas personas, antes de un superclásico. 3) El 10 de julio de ese año se lo vio en fotos empuñando armas; tuvo una pelea en un local nocturno de Lanús. 4) El 19 de marzo de 2018 se negó a un control de alcoholemia y sugirió un soborno al agente que lo detuvo, el cual portaba una cámara de video que registró el incidente. 5) El 10 de febrero pasado tuvo un roce público con Eduardo Coudet, que dispuso su ingreso en el final del partido que River ganaba por 2 a 0. El DT fue empujado a la vista de todos. El futbolista fue separado del plantel de primera y enviado a entrenarse con la reserva, mientras el club evalúa su futuro.

Guillermo Barros Schelotto lo contuvo en Boca, mientras Daniel Angelici lo cuestionaba por sus desventuras. Edgardo Bauza lo contuvo en San Pablo, mientras el ambiente lo rechazaba. Coudet lo contuvo mientras pudo y fue enérgico frente a las primeras dudas de Víctor Blanco, el presidente. El Mellizo, en realidad, lo adoraba. "Creo que él en lo futbolístico no dejó ninguna duda. Fue un jugador importante en el campeonato y en el grupo, porque tenía una relación excelente con los compañeros. Puertas adentro yo no puedo decir nada porque fue el primero en la fila, siempre estuvo bien. Pero él ha cometido errores en su vida privada que obviamente no son buenos para un futbolista. Tuvo la oportunidad de quedarse en Boca o de ir al Genoa y nosotros tuvimos que tomar una determinación. Lo mejor para él era ir a Italia, que madure, que se dé cuenta de las posibilidades que le da y que le sigue dando el fútbol", contó el DT, que ahora está en los Estados Unidos.

El último partido de Centurión en Racing, contra River, en el Monumental
El último partido de Centurión en Racing, contra River, en el Monumental Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

En Genoa, como en Racing, dispuso de dos etapas. En la temporada 2013-14 actuó en 12 partidos; en 2017, en tres. El croata Ivan Juric, el DT, perdió los estribos rápidamente con el hábil jugador, por un video en Instagram desde la concentración, de madrugada, cuando se mostró tomando mate con un termo con los colores de Boca. Hasta fue sancionado y separado del plantel.

"Bauza me dio una mano increíble en San Pablo", dijo, pero la relación terminó demasiado rápido. "De Centurión no quiero opinar más porque digo lo que pienso y enseguida tengo una respuesta. Nosotros tenemos que trabajar por el bien del club. Queremos jugadores cuya conducta sea la que pretendemos para la institución. Tema terminado", aclaró Angelici, meses atrás. Las últimas horas, anuncian su final en Avellaneda: mientras se muestra en las redes con una nueva novia, se cruza telegramas con el club y no se presenta a las prácticas. Le cerraron las puertas el presidente, el DT, el manager Diego Milito y el plantel. Y Centurión tiene las llaves, del otro lado del portón.ß

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.