El contagio por el frío de las arcas europeas