El corralito y el ingreso de dinero

(0)
30 de enero de 2002  

La mayoría de los clubes no se vio directamente afectada en el corralito porque, como reconocen con dolor: "No tenemos nada". Sin embargo, Chacarita sí es uno de los perjudicados. Lo dice Carlos Bueno, coordinador del club: "El tema se nos está complicando porque hay plata en el corralito y al personal le tenemos que pagar en efectivo. Se depositan cheques y luego es complicado sacar el efectivo. Una de las salidas es transferir a las cuentas corrientes directamente. La complicación adicional es el pago anticipado a la policía, que cobra en efectivo".

Los plazos fijos prácticamente no existen en los clubes, como subraya el secretario general de Talleres de Córdoba, Sergio Marconetto: "Nada de plazo fijo; no operamos de esa forma y aparte no nos cierran los números. Incluso, hicimos una reducción del presupuesto de un 40 por ciento. Pasamos de los 7 millones de pesos a 3.400.000 pesos. De todas maneras, los últimos acontecimientos empeoraron la situación porque la gente no piensa en asociarse".

Ahora bien, ¿cómo se manejan los clubes con el dinero proveniente de una venta de un futbolista al exterior? Existen distintos criterios. Algunas entidades estudian la alternativa de abrir o utilizar una cuenta que ya tienen en exterior, para luego hacer ingresar ese dinero en el país en una cuenta de manera progresiva, de acuerdo con las necesidades, para luego cubrir los gastos urgentes con cheques, que es la única forma de liberar esa plata. Por supuesto, ese dinero debe declararse como un activo más. En Chacarita, si bien no concretó ventas al exterior en los últimos tiempos, argumentan que abrir una cuenta en otro país "sería lo más lógico".

En algún momento, en Independiente se barajó la idea de una cuenta en el exterior para recibir el dinero correspondiente al pase de Diego Forlán a Manchester United. Sin embargo, el protesorero Mario Sanjurjo argumenta: "Hoy por hoy, con las necesidades que tiene Independiente, sí o sí necesitamos que entre el dinero directamente a la Argentina. No nos queda otra".

Carlos Suárez, tesorero de River, explica por qué la necesidad de algunos clubes de utilizar una cuenta en el exterior: "Nosotros ya teníamos una cuenta desde antes de las medidas de diciembre, pero las transferencias de jugadores las seguimos haciendo en forma directa a una cuenta de aquí. De hecho, hicimos esto con la venta del defensor Mario Yepes a Nantes, a principios de año. Quizás, varias entidades prefieren tener la plata afuera por la incertidumbre que hay aquí o para sentirse más tranquilos".

Un allegado a un club grande también explicó los motivos: "Es una forma de jugar con los tiempos y esperar el momento oportuno para ingresar ese dinero. Pero se trata de una operación totalmente legal".

Una de las ventajas con que cuentan los clubes, según lo certifican los especialistas, es que no deberán considerar la conversión oficial de 1,4 peso por dólar. En cambio, las instituciones de fútbol están habilitadas para cambiar los dólares al precio del mercado libre del día.

El Banco Central considera que la compra y venta de jugadores de fútbol pertenecientes a clubes -no importa si son argentinos o extranjeros- no se encuadra en las consideraciones del comercio exterior. Es decir, no se trata de importaciones ni exportaciones de bienes o servicios, por lo que en este caso no rige el dólar oficial a 1,40 peso.

De esta forma, los clubes recurren al mercado de cotización mayorista, en donde también concurren empresas e inversores para comprar y vender dólares.

El objetivo, por supuesto, es sacarle el máximo provecho al monto de esas transferencias, que se cristalizan de vez en cuando y con cifras que muchas veces terminan imponiendo los clubes extranjeros. Cada vez más.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?