En el estadio de Racing. El desafío carioca