El desahogo de Galmarini llegó con el gol