Rodrigo Salinas. El destino de un artillero impensado que hace dos años jugaba en la C