El dirigente y el jugador de Gimnasia que se pelearon en el clásico tienen prohibido entrar en la cancha