El torneo Clausura. El dueño de la felicidad