El duro recibimiento a Merlo

(0)
26 de septiembre de 2005  

LA PLATA.- La renuncia de Reinaldo Merlo el 7 de agosto último, a días del debut de Estudiantes en la Copa Sudamericana generó malestar entres los hinchas platenses. Por eso las miradas estaban centradas en el recibimiento que tendría el entrenador en el primer enfrentamiento ante su viejo club. Durante los días previos al match ya se había instalado el rumor de que Mostaza no recibiría el apoyo que supo tener en sus días de DT en La Plata, aquellos que hicieron que el Pincha retornase a los primeros planos en los torneos locales -fue 4° en el Apertura 2004 y ocupó la misma posición en el Clausura 2005, lo que lo clasificó segundo en la tabla general-. La exitosa campaña le permitió clasificar a Estudiantes a las copas internacionales (Sudamericana 2005 y Libertadores 2006).

"El domingo todos con una flor a la cancha", fue la cadena de mail que circuló por todo la ciudad de las diagonales y tuvo una alta cantidad de adeptos. No sólo fueron los hinchas los que se acercaron al estadio con claveles y rosas -en su mayoría amarillas-, sino que también los alcanzapelotas estuvieron munidos de dichas flores.

La llegada de Merlo al banco de suplentes de la cancha de Gimnasia -Estudiantes tiene su estadio suspendido- fue grotesca. Los ramos volaban desde la platea, mientras que en el sector de tribunas popupales aparecieron algunas banderas en contra del DT. "Alayes y Calderón son del Pincha; Merlo traidor", "Merlo: la traición no tiene olvido ni perdón", rezaban los paños blancos escritos con aerosol. Cuando el segundo tiempo estaba por comenzar, el árbitro Lunati debió solicitarle a la policía que le retirara a un hincha el ramo que subía y bajaba sobre el techo del banco.

Todos fue generado por el abandono de un cargo, decisión por la cual Merlo nunca hizo trascender los motivos.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?