El efecto Simeone: "cholismo", candidata a la palabra del año