El ejemplo de Talleres nos aleja de las utopías

El vestuario del Morumbí, tras ganarle a San Pablo
El vestuario del Morumbí, tras ganarle a San Pablo Fuente: LA NACION - Crédito: Talleres de Cba
Claudio Cerviño
(0)
28 de febrero de 2019  • 23:59

Aquel Talleres del ‘75 tenía muchos más hinchas que los cordobeses. El del Hacha Ludueña, del Loco Valencia, Luis Galván, Miguel Ángel Oviedo y Humberto Rafael Bravo. Ya no estaban Héctor Artico y Pablo Comelles, a quienes Ángel Labruna se había llevado a River. La T ganaba, llenaba estadios y la gente se iba plena, llena de fútbol. Daba gusto verlo jugar.

Este Talleres no cuenta con figuras de aquella dimensión, muchas de las cuales hasta llegaron a integrar el plantel argentino campeón del mundo en 1978. Sin embargo, tiene una impronta que va más allá del estilo. Y deja una enorme enseñanza: que el resultado puede ser secundario cuando prevalecen la educación y el sentido común.

El mensaje en el pizarrón, tras caer con Palestino y quedar eliminado de la Copa
El mensaje en el pizarrón, tras caer con Palestino y quedar eliminado de la Copa Crédito: @CaTalleresdecba

El conjunto cordobés quedó eliminado el miércoles de la etapa preliminar de la Copa Libertadores. Quedó en las puertas de la clasificación. Palestino, de Chile, fue su verdugo. Y como en otras ocasiones, una vez que abandonaron el vestuario visitante, aparecieron las sorpresas. Desde la limpieza del recinto, hasta un agradecimiento por escrito en el pizarrón y un mate de recuerdo para los anfitriones.

No son hábitos distintivos del fútbol argentino. Se conocen casos de explosión de petardos, pisos resbaladizos, cortes de luz y de agua caliente o de ventilación, siempre en los vestuarios rivales. Incluso, recientemente, en el clásico rosarino que se disputó en Newell’s, Rosario Central debió utilizar el camarín de la reserva al detectarse sustancias tóxicas en el que tenía asignado originalmente.

Matías Coronel y César Nocella son los utileros de Talleres. Ellos –según reveló una nota de La Voz del Interior hace unos meses– fueron los ejecutores del modus operandi que sorprende no solo a adversarios de la Superliga, sino también del continente. Y contaron cómo se originó: "Fue una sugerencia de los dirigentes. Pero no limpiamos nosotros solos, sino que se suman jugadores, cuerpo técnico y hasta directivos".

El vestuario del Morumbí, tras ganarle a San Pablo
El vestuario del Morumbí, tras ganarle a San Pablo Fuente: LA NACION - Crédito: Talleres de Cba

La primera experiencia se dio en el estadio de Vélez, a fines de octubre de 2018. Y a partir de ahí, es casi una rutina. Recuerda lo que sucedía en el Mundial de Rusia, cuando los hinchas japoneses limpiaban las tribunas donde habían presenciado los partidos de su seleccionado.

En ese "Felicitaciones Palestino, muchas gracias por la hospitalidad. Que el fútbol una las fronteras", el mensaje que quedó en el pizarrón del vestuario de la cancha de San Carlos de Apoquindo radica un legado que es difícil de mensurar, pero que achica las distancias entre el idealismo y lo concreto. Recordaremos por siempre al Hacha Ludueña y al Loco Valencia, pero también a este grupo que nos aleja de las utopías.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.