Violencia sin fin. El Estado toma la pelota