En Victoria. El éxito, una caricia para Banfield