El festejo de un "fantasma" asombra al fútbol portugués