Opinión. El fútbol, en la época de sacarse los ojos