El fútbol y sus otras reglas

Los doctores Crespo y Ferrari hablaron del marco legal de contratos y pases y del tribunal arbitral
(0)
27 de septiembre de 2005  

Organizada por la Comisión del Derecho del Deporte, el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires desarrolló anoche la conferencia "Fútbol, nuevo reglamento FIFA de transferencia de jugadores. Reclamos. Casos recientes. Recurso ante la Court of Arbitration of Sport (Lausanne)", con exposiciones de los doctores Daniel Crespo y Hernán J. Ferrari, disertantes en sobre derecho deportivo en entidades varias del país y el exterior.

Crespo, miembro fundador del Foro Derecho y Deporte, presidente de la Comisión de Derecho Deportivo de la Asociación de Abogados de Ciudad de Buenos Aires y director de Cuadernos de Derecho Deportivo (editorial Ad Hoc), se refirió a las contrataciones de futbolistas y sus derivaciones legales, la sujeción a la ley local ante diversas interpretaciones en casos internacionales, el estatuto del futbolista y su convenio colectivo de trabajo, el incumplimiento unilateral del jugador o del club, el papel de los gerenciadores en clubes (no reconocidos por la FIFA) y el de los representantes, los pases de menores de 18 años y los derechos de formación de los clubes de origen cuando un futbolista de hasta 23 años emigra a otra institución.

Ferrari, por su lado, es secretario general del Comité Olímpico Argentino; árbitro del Tribunal Arbitral del Deporte (CAS) del Comité Olímpico Internacional y titular de la citada Comisión del Colegio, del Tribunal Arbitral de Derecho Deportivo de la Argentina y de la Comisión Jurídica de Odesur. Como integrante del CAS destacó su creciente relevancia en el mundo deportivo: creado en 1984 por Juan Samaranch, presidente del COI, pasó en 21 años de tener 20 árbitros y, anualmente, 15 casos y un prespuesto de 1.200.000 francos suizos, a 85, más de 400 y 7.200.000, respectivamente, con perspectivas de abrir sedes en Nueva York, Africa y América latina.

"Los árbitros deben ser hombres enamorados de la verdad, que no dejan dar lugar para interpretaciones equivocadas, que saben acortar distancia, romper barreras, dar calor humano a la frialdad de un conflicto. Su misión es lograr con su intervención, firme pero accesible, un ambiente relativamente informal que, unido a la privacidad del trámite, ayude a las partes a mantener relaciones amistosas a pesar de la controversia", citó Ferrari a Juan Malamud, socio del Colegio con más de 70 años de profesión y pionero del arbitraje en América.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?