El Gobierno está dispuesto a darle una mano al fútbol

Grondona y un grupo de dirigentes pidieron la eliminación del IVA y la reducción de los costos de seguridad
(0)
23 de enero de 2002  

El fútbol argentino necesita oxígeno y fue a buscarlo ayer a la Casa de Gobierno.

El despacho presidencial, ocupado ahora por Eduardo Duhalde, fue el lugar donde el presidente de la AFA, Julio Grondona, y un grupo de dirigentes plantearon los problemas que ahogan las finanzas de los clubes y hacen peligrar su subsistencia

Los pedidos al jefe de Estado, que estuvo acompañado por el secretario de Deporte y Turismo, Daniel Scioli, y por el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, fueron dos: bajar el costo de la seguridad en los partidos de fútbol (7 millones de pesos por año)y quitar el impuesto al valor agregado (IVA) a las entradas de los partidos de fútbol (5 millones por año).

En cuanto a las obligaciones de las entidades deportivas, hubo acuerdo en la necesidad de realizar una auditoría externa, generada por el propio Estado, que controle la actividad económica y financiera de los clubes para que se cumplan los números presentados y se eviten los desfases.

La reglamentación actual dispone que los clubes presenten sus presupuestos ante el Tribunal de Cuentas de la AFA.

"Lo más triste en la vida es castigar, no es fácil hacerlo", admitió Grondona en la conferencia de prensa posterior al encuentro.

Y agregó: "Hay situaciones que hacen imposible castigarnos a nosotros mismos, porque el que tendría que penar a los que no cumplen en lo económico o en lo deportivo, somos nosotros mismos".

Grondona aclaró que el Tribunal de Cuentas de la AFA seguirá haciendo auditorías internas, pero las sanciones las impondrá la Secretaría de Deporte.

Acompañaron al presidente de la AFA los presidentes de River, José María Aguilar; de Boca, Mauricio Macri; y de Banfield, Carlos Portell. También estuvieron José Luis Meiszner (secretario general de la AFA); Héctor Domínguez (tesorero de AFA y presidente de Gimnasia y Esgrima la Plata); y los dirigentes Mario Israel (River) y Pedro Pompilio (Boca).

Las respuestas que dará el Gobierno frente al pedido de los dirigentes del fútbol, se conocerán en una semana. "Hay que avanzar en esos puntos dada la trascendencia, desde el punto de vista social y económico, que tiene el fútbol para nuestra comunidad", dijo Scioli.

Un punto clave de la reunión fue la propuesta para la creación de una nueva ley que regule el fútbol. "Nos vamos muy entusiasmados con la posibilidad de que el fútbol pueda tener un marco legal. Nuestro deporte necesita salir de sus propios reglamentos para ser contenido en una ley que les de seguridad y seriedad a sus propias decisiones", dijo Meiszner.

En cuanto a la posibilidad de no comenzar el Clausura 2002, Scioli fue categórico: "Parar la pelota es lo peor que puede pasar. Esta reunión se dio para empezar el campeonato como estaba previsto".

De todos modos, Grondona comentó que no podía asegurar que el comienzo del Clausura 2002 se produjera el 8 del mes próximo como estaba programado.

La deuda de los clubes argentinos ascendería a 400 millones de pesos, 100 de los cuales se le deben a la AFA. "Es como deberle a la madre", fue el risueño comentario que se escuchó en el salón de las Artes, lugar donde se desarrolló la conferencia.

"Todos tenemos que sentir cierta culpa de todo un proceso que lleva muchísimos años", confesó Grondona cuando respondió sobre quienes eran los responsables de la delicada situación de los clubes.

En cuanto a la situación actual, Grondona dijo que "el fútbol argentino no es Boca ni River, que son una excepción". Añadió también que "hay una cantidad enorme de clubes que juegan los torneos porque son subvencionados".

Otro de los temas tratados fue el relanzamiento del Prode, para financiar la seguridad y la aplicación de butacas y equipos de filmación en los estadios.

El fútbol argentino necesita oxígeno. Un posible respirador tendrá que esperar una semana.

Reunión con Agremiados

Julio Grondona mantuvo ayer a la tarde una reunión de tres horas con los representantes de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA). Se habló sobre la posible pesificación de la deuda con los jugadores y el lunes se realizará una asamblea con los capitanes para discutir la situación.

Opiniones

Julio Grondona:

"La idea de esta auditoría ayudaría por ser externa. Esperamos que sirva para cumplir con las reglamentaciones y que se apliquen los premios y castigos que correspondan".

José M. Aguilar:

"Fue una reunión muy cordial, donde el Presidente se mostró muy abierto a las cuestiones del fútbol. También demandó una regularización de la actividad".

Daniel Scioli:

"El objetivo es avanzar en el proceso de saneamiento y normalización de la situación del fútbol. Trabajaremos con la AFA para mejorar la situación del fútbol".

Carlos Portell:

"Tenemos que buscarle la solución definitiva al fútbol. Tiene que ir acompañado de una autocrítica y cambios en el aspecto dirigencial y en la administración de los clubes".

José L. Meiszner:

"El Presidente oyó nuestra autocrítica y nuestros compromisos, que pasan por la organización y los controles internos. Hemos recibido la promesa de una pronta respuesta".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?