El Gobierno juega su partido: está, pero no está