El Gobierno niega la estatización y abre el juego a actores privados