Grito de Racing: el golazo de Licht, de primera y casi de mitad de cancha