Opinión. El goleador más esperado