El grosero penal que no fue: lo hizo cobrar el asistente por una falta afuera del área