Trabajó como delivery, dirige con la Biblia y revive a Gimnasia: la hora del Indio Ortiz

Hernán Darío Ortiz, el DT de bajísimo perfil que llevó al Lobo a los cuartos de la Copa de la Superliga
Hernán Darío Ortiz, el DT de bajísimo perfil que llevó al Lobo a los cuartos de la Copa de la Superliga Fuente: FotoBAIRES
Máximo Randrup
(0)
14 de mayo de 2019  • 23:59

LA PLATA.- Siempre acuden a él en momentos de crisis. Siempre ofrece calma. En esta ocasión, su tercera oportunidad como entrenador de Gimnasia, también aportó ilusión: después de alejar al Tripero de la zona del descenso, lo llevó a los cuartos de final de la Copa de la Superliga (ya dejó en el camino a Newell's y Defensa). Se trata de Hernán Darío Ortiz, un director técnico que esquiva las estridencias, se zambulle en la fe, es respetado por su humildad y lo avalan los resultados.

La figura del Indio, como se lo conoce en el ambiente del fútbol, cobró mayor repercusión y saltó las fronteras de La Plata gracias a una peculiar costumbre: comer pasto mientras observa los partidos de su equipo. Es habitual ver cómo elige una hierba que le guste, para luego saborearla al costado de la cancha. Sin embargo, Ortiz es mucho más que esa historia curiosa.

Para empezar, es una persona que elude el bullicio. En cuanto localiza un escándalo, el DT mendocino toma otro sendero. Tal como hizo al cierre de su segundo ciclo, cuando la comisión directiva contrató a Troglio a pesar de su correctísimo interinato (empates ante Independiente y Boca, y triunfo contra Newell's): "Esto no es una lucha de egos y ahora es el turno de Pedro. A mí me toca volver a mis funciones y ponerme a su disposición". Eso fue exactamente un año atrás y el Indio, sin patalear, retornó a las divisiones juveniles. Hace unos meses, cuando la dirigencia echó a Troglio y los periodistas buscaron un título fuerte, Ortiz trituró las posibilidades de una interna: "No voy a entrar en un ida y vuelta sobre el tema Pedro porque el único perjudicado es Gimnasia".

"Transformamos a un gran grupo en un buen equipo", repite por estas horas el Indio Ortiz, líder de la reacción del Lobo
"Transformamos a un gran grupo en un buen equipo", repite por estas horas el Indio Ortiz, líder de la reacción del Lobo Fuente: FotoBAIRES

Darío, por lo general lo llaman así y no Hernán, es un tipo que permanentemente se apoya en la fe. Quizás algunos recuerden la remera que utilizaba en su primera etapa (2011), con un rostro de Jesús que ocupaba todo el frente. Su vínculo con la religión va más allá de la imagen. Suele ir a la iglesia, reza el Padre Nuestro antes de cada partido y es común que entre al vestuario con la biblia en una mano. Él mismo confiesa que posee una muletilla ligada a la fe: "Mi latiguillo con los jugadores es decirles que crean que se puede y que todo es posible". Reconoció que orar antes de los encuentros le brinda serenidad y también admitió que los futbolistas se sorprenden de la tranquilidad que tiene antes de los compromisos trascendentes.

Ortiz es un hombre que le hace culto a la humildad. Es técnico y se siente capacitado para desenvolverse en primera división, pero no tiene inconvenientes si le toca bajar de ese lugar de privilegio: ya sea para colaborar en inferiores, dirigir en el ascenso o trabajar de otra cosa. En 2012 fue noticia porque repartía viandas de un local de comidas; en ese entonces, cuando le consultaron por esa situación, respondió con naturalidad: "Necesito trabajar y no se me caen los anillos por hacer esto. No me da vergüenza laburar como delivery". Después de eso, tuvo la oportunidad de desempeñarse en el ascenso y lo hizo sin chistar. Pasó por Boca Unidos de Corrientes, Estudiantes de San Luis y Club Atlético Paraná. En esa etapa, alejado de Buenos Aires y de los flashes, se graduó de entrenador.

A sus características individuales, el Indio adosa una virtud: los buenos resultados. En su primer proceso en el Lobo dirigió diez cotejos y perdió solo tres; sin ser responsable, le tocó hacerse cargo del descenso y luego lo reemplazó Osvaldo Ingrao. Su segundo interinato en Gimnasia, de apenas tres fechas, lo finalizó invicto pese a la dificultad de dos de los adversarios: Independiente en Avellaneda y Boca puntero. En la etapa actual, ya confirmado como DT principal (una condición que puso el propio Ortiz), conserva la estadística positiva: seis victorias, cuatro empates y apenas dos caídas. Sus números totales en el Tripero son favorables: nueve éxitos, once igualdades y cinco derrotas. ¿Y en el ascenso consiguió algo? Nada más y nada menos que llevar a Estudiantes de San Luis a la B Nacional y ¡por primera vez en la historia! Fue en 2014, junto con Pablo Morant.

Ya lleva 25 partidos Ortiz como DT de Gimnasia, entre sus tres etapas: 9 triunfos, 11 empates y 5 caídas. El próximo encuentro será mañana ante Argentinos Juniors por la Copa de la Superliga (revancha de cuartos de final).

Este año se hizo cargo de un Lobo herido y le bastó un puñado de partidos para conformar una estructura consistente, que se apoya en cuatro pilares: un muy buen arquero (Alexis Martín Arias), un pateador temible (Víctor Ayala), una potente pareja ofensiva (Jan Hurtado y Santiago Silva) y el sacrificio de todos (corren y marcan los diez jugadores de campo). "Transformamos a un gran grupo en un buen equipo", afirmó en los últimos días y agregó: "Estamos tranquilos porque la formación está firme y sólida".

A principios de 1994, como futbolista, fue partícipe del primer título de Gimnasia en el profesionalismo (el Tripero había sido campeón en 1929): la Copa Centenario. En 2019, un cuarto de siglo después y a sus 51 años, lidera al equipo que se entusiasma con la Copa de la Superliga. El formato es similar, la ilusión es idéntica.

Le dicen Indio, quizás porque no busca figurar. En realidad es un cacique. El cacique que inyectó paz (y esperanza) en el Lobo.

Ganar siempre, hasta jugando a lo que sea

"Vamos a buscar ganar, por uno, por dos o por medio. Iremos en búsqueda de eso, será duro. Busco mentalidad ganadora y hasta en los entrenamientos tenemos que ganar, jugando a lo que sea. Es hermoso jugar bien bien, pero ganar es muy lindo", enfatizó Ortiz en la antesala del partido con Argentinos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.