Punto de vista. El juego no resiste las suspicacias