El juez, bajo la lupa