El karma de Eduardo Coudet: la maldición de la Copa Argentina y los mata-mata con Racing

Eduardo Coudet
Eduardo Coudet Fuente: Archivo - Crédito: Diego Lima
Alberto Cantore
(0)
22 de julio de 2019  • 23:59

La Copa Argentina se convirtió en un torneo esquivo para Racing y, en particular, en una aventura que le provoca desazón al director técnico Eduardo Coudet. Con la derrota de ayer en la definición por penales frente a Boca Unidos, de Corrientes, la Academia repitió la frustración de un año atrás, cuando Sarmiento, de Resistencia, lo superó 1-0, también por los 32avos de final. Un nuevo mazazo en una competencia que se le presenta esquiva al club y al entrenador, que se enreda en los mata-mata. Así como Marcelo Gallardo logra sacarles un plus a sus futbolistas en esta clase de definiciones en River, el Chacho suma reveses que le minan el espíritu.

Cuando la Asociación del Fútbol Argentino ensayó en la temporada 2011/12 el regreso de la Copa Argentina, Racing hizo un recorrido perfecto hasta la final: Boca lo frenó en San Juan en el partido final, al imponerse 2-1; desde entonces, la actuación en 2015/16, cuando perdió en las semifinales con Rosario Central -casualmente lo dirigía Coudet-, se ofreció como la mejor actuación. El resto, decepciones en fila ante equipos como Tristán Suárez, Argentinos, Olimpo y Gimnasia y Esgrima La Plata, derrotas que hicieron tambalear proyectos y recortaron la confianza.

Ahora, con la Superliga como único frente, idéntica posición que en la temporada anterior, cuando fue campeón, y con un plantel de jerarquía, Coudet deberá reconfigurar el GPS. Ante los medios, el DT aseveró que el armado del grupo se focaliza en el presente, pero también en lo que será el reto para Racing en 2020: la Copa Libertadores.

El Chacho realiza el recorrido inverso al que desanduvo en Rosario Central, donde se clasificó para las finales de la Copa Argentina en dos oportunidades, aunque se quedó a las puertas de la gloria. El polémico juego con los xeneizes en 2015 -derrota 2-0, tras la desastrosa actuación del árbitro Diego Ceballos y el juez asistente Marcelo Aumente- y la electrizante definición con River -4-3, un año después- generaron que el entrenador decidiera ponerle punto final a la experiencia en Arroyito.

A diferencia de lo que sucedió en Rosario Central -por la Copa Argentina se impuso en diez de los doce cruces y solo dos veces a través de los penales; además jugó la Copa Libertadores 2016, donde ganó la serie con Gremio y cayó luego en los 4tos de final con Atlético Nacional, de Medellín-, los duelos mano a mano le provocan dolores de cabeza en la Academia: fue eliminado por River en los 8avos de final de la Copa Libertadores 2018; por Corinthians en la Copa Sudamericana 2019 y en la Copa de la Superliga, después de eliminar a Estudiantes, por gol de visitante, Tigre lo dejó fuera de la competencia por la misma vía.

Racing y Coudet, un semestre para reinventarse y llenarse de energía camino a 2020, cuando los mata-mata volverán a tomarle examen.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.