Un nuevo goleador. El mágico presente de Augusto Fernández