El misterioso caso Ronaldo

Es la gran preocupación del seleccionado verdeamarelo : nadie sabe si el delantero jugará pasado mañana ante Turquía; tiene una mialgia en el aductor izquierdo
Es la gran preocupación del seleccionado verdeamarelo : nadie sabe si el delantero jugará pasado mañana ante Turquía; tiene una mialgia en el aductor izquierdo
(0)
24 de junio de 2002  

SAITAMA, Japón (De un enviado especial).– Los jugadores se quejan porque la incompatibilidad de tonos de la telefonía japonesa con la brasileña les impide navegar por Internet con las computadoras portátiles que cada uno se trajo. Al menos, Juninho y Denilson encontraron el pasatiempo ideal en los videogame instalados en el restaurante del Hotel Rafre Saitama. En realidad, hay un solo tema que ocupa a Brasil por estas horas: Ronaldo y sus fantasmas. ¿Jugará o no frente a Turquía? A menos de dos días de la semifinal, no se sabe. No se entrena y no abundan las explicaciones.

Por tratarse de una mialgia en el aductor izquierdo que obedece al cansancio por la competencia, según presenta el caso el parte oficial del cuerpo médico que encabeza el doctor José Luis Runco, sobrevuelan demasiados misterios alrededor. Es Ronaldo, claro. Lo cierto es que ayer sólo hizo ejercicios de fisioterapia y no participó de todos los movimientos en la pileta que sí completaron los demás titulares. Ni hablar de la práctica en el Omiya Park Stadium que desarrollaron los suplentes, más Ronaldinho, Kléberson, Marcos y Gilberto Silva. Un entrenamiento atestado de curiosos y desolado de periodistas, porque la prensa brasileña se quedó apostada en el hotel a la espera de novedades por Roni.

Acorralado por los medios, el doctor Runco se apresuró por restarle importancia al tema. “Está evolucionando bien, dentro de lo previsto. Mañana (por hoy) ya tendría que entrenarse y así poder jugar sin problemas ante Turquía”, confesó. Despejando los pesimismos. Pero todos hubiesen preferido escucharlo de boca de Ronaldo. De los que se quedaron en el hotel, sólo bajaron a hablar Rivaldo, Cafú y Roberto Carlos.

A Ronaldo nadie lo vio. Todos lo esperan esta tarde cuando Brasil haga el reconocimiento del estadio de Saitama. Su cábala a lo largo del Mundial ha sido no hablar con la prensa en la visita al escenario del juego. Hasta aquí siempre había sido el día previo al partido, pero esta vez los organizadores lo adelantaron, alertados por un pronóstico meteorológico que vaticinó intensas lluvias para mañana. ¿Se entrenará? ¿Hablará para transmitirle tranquilidad a los torcedores? ¿Se animará a romper sus supersticiones?

Solo una fecha para Ronaldinho

SAITAMA, Japón (De un enviado especial).– Ronaldinho Gaúcho fue sancionado con una fecha de suspensión por la expulsión en el partido ante Inglaterra y no jugará frente a Turquía, por las semifinales. “La sanción fue la que esperaba: una sola fecha. Ahora tengo la esperanza de jugar la final, independientemente de contra quién se juegue, porque lo importante es llegar a ese partido decisivo”, se ilusionó el talentoso jugador. El técnico Scolari no dio pistas del posible reemplazante. “Puede jugar Kaká en el mismo puesto, colocar a Edilson por la derecha... o Denilson o Juninho”, dijo.

Scolari y el grupo de la muerte

SAITAMA, Japón (De un enviado especial).–”¿Así que el Grupo de la Muerte era el F? Pero no veo a ninguno de esos equipos en las semifinales. No voy a negar que ésa era una zona muy complicada, pero la clasificación de Turquía demuestra que la nuestra no era tan sencilla como todos decían. Lo indica la realidad: entre los cuatro mejores del torneo hay dos selecciones que vienen del Grupo C. Es un dato que no se puede relativizar. A mí no me sorprende que Turquía esté en las semifinales de la Copa del Mundo”, advirtió Luiz Felipe Scolari, DT de Brasil.

En el seleccionado sudamericano todos bajaron el perfil; dicen que Turquía será un rival “muy difícil”. Así lo ve Roberto Carlos: “Turquía evolucionó mucho; será un equipo muy complicado”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.